¿Hay algo peor que enamorarse del personaje de un libro y que muera? Si, que él siga vivo. Porque, aunque no es real, se sintió real, el amor que sentiste por él fue real, porque después de ver a tu alrededor y darte cuenta de que jamás existirá para ti alguien como él, y que además de eso él consiguió su “final feliz” con la protagonista, duele más que cualquier cosa.

-¿No puedes cambiar o no quieres hacerlo? -Tienes razón, no quiero cambiar. No quiero cambiar porque no puedo hacerlo, porque después de tanto tiempo sintiéndome como una basura y actuando como si no me importara uno se acostumbra, se acostumbra a la soledad, al silencio de no tener a nadie, a la sensación de querer llorar a toda hora, uno empieza a disfrutar el pasar horas sin comer, el golpear la pared solo para sentir el dolor en los nudillos, el pensar en cosas tristes solo para llorar. Uno se acostumbra a la depresión.